Ranking de las carreras más zorronas


Hoy queremos presentar una guía al zorrón nacional, a aquel joven que terminó su cuarto medio en medio de sexo y piscolas y se niega a comenzar una nueva etapa rodeado de libros y rigor académico. No te preocupes querido zorrón porque el sistema educacional chileno tiene la respuesta para ti y el Informante compiló las cinco mejores alternativas que puedes tomar:

Ecoturismo

Ideal para lucir la ropa marca The North Face en los escenarios para los que fue planificada y no en la cola del banco como tanto chileno del sector oriente. Las zapatillas Merrell que te costaron 90 lucas al fin cobran sentido porque podrás ensuciarlas en lugares más allá que el fundo de tu abuela.

La gracia principal de entrar a esta carrera son los viajes outdoor-pachamámicos que se llevarán a cabo durante los “estudios” porque después va a ser medio triste trabajar como el weón que engancha turistas para que se tiren en canopy o de recepcionista de un hostal en algún pueblucho del norte. Cuando se acaba esta carrera se acaba el hechizo a las 12 y todo vuelve a ser como en la normalidad de Chile y sólo triunfarás si tienes un pituto.



Kinesiologia

Carrera llena de zorrones buenos para jugar baby que encontrarían muy flaite estudiar educación física y consideraron de mejor pelo dedicarse a componer huesos. Aparte sus egresados se consideran casi médicos lo que les confiere poder al momento del apareamiento.

Un tip: como zorrón magnánimo que eres, te podrás conquistar una que otra minits hablándole de tus magistrales habilidades con las manos, y los “masajes” que te enseñaron profes tan 1313 como tu nuevo don.

 

Ingenieria comercial

La carrera zorrona por excelencia, garantía de minitas a la orden del día y de buenas referencias para pedir créditos en el banco. Durante la carrera hay un intensivo trabajo en terreno en las discoteques capitalinas y las viñamarinas para los fines de semana largos. Tus compañeras se esforzarán de maneras inhumanas para calzar en el fenotipo más deseado por el arribismo nacional y se alisarán y teñirán el pelo rucio por lo que podrás sacarte muchas fotos con ellas y ponerlas en Facebook para envidia de los cumas de tu colegio periférico.

Una vez fuera de la universidad te saldrá guata pero siendo ingeniero comercial te queda garantizada la admiración y joteo de una serie de secretarias y tus responsabilidades como suche de un gerente se llamarán “product management”.



Educacion fisica

La versión pobre de estudiar kinesiología. Dado que en la educación básica y media, educación física es un ramo donde hacen tests de quién corre más rápido, a esta carrera universitaria llegan los que eran buenos en esas peripecias ¿Integración con políticas públicas? ¿Qué es eso?

Hoy universidades de bajísima categoría como la Universidad de las Américas albergan a miles de estudiantes buenos para la pelota y para trotar sin cansarse que volverán algún día a las aulas a humillar a los gordos y a la atracción homoerótica con el adolescente zorrón también bueno para la pelota.


Piloto comercial

El alto costo de esta carrera la sitúa en el primer lugar de nuestro ranking. Inserta al egresado en un sistema reproductor de los más grandes vicios de la sociedad capitalista: autoritarismo y machismo.
Chanitas azafatas de estudios a medio camino o simple cuarto medio, ven en el piloto comercial lo que cualquier funcionario de una clínica u hospital ve en un médico: aspiracionalidad, admiración, y superioridad, algo de lo que constantemente se ufanarán estos choferes de una micro con alas que va a otro país.

Difícil que hagas algo trascendente en tu vida dedicándote a algo tan demandante como esto. Pero lo comido y lo bailado no te lo quita nadie perrín.



Bonus Track: Nutrición

Opción emblemática de las pololas de zorrones, mismo fenómeno que kinesiología pero para mujeres. La carrera se convierte en la instancia perfecta para la lucha constante de muchas mujeres por mantenerse regia y no ser gorreada por su pololo, o, en su defecto, conquistar algún zorrón en algún carrete en “Maite” a punta de su raquítico cuerpo cultivado con lechuga y agua mineral.

Su rubiedad, su vocablo con la palabra “emberdá” cada 0,5 oraciones, se mezclan perfecto con una constante voluntad de aconsejar (o más bien latear) respecto a qué comer, cuánto pesar, o qué dietas deberíamos llevar todos para lucir tan saludables como SSIIAABB.

Lo que podría ser útil como planificación de salud en este país de gente con sobrepeso termina sirviendo para ayudar a adelgazar al hijo gordo de la familia adinerada. De cualquier manera es una opción imperdible ya que las escuelas de nutrición suelen estar en las mismas facultades de medicina por lo que aumentan las posibilidades de agarrarse a un médico, casarse con él y, en una combinación fatal, vivir una vida entera sintiéndose superiores al resto de los mortales.


Via: http://gugulson.com

|

Comentarios

Comentarios recientes

Cerrar