Universidades calculan déficit de hasta $ 3.000 millones por aranceles de gratuidad 2016

Simulaciones del Consejo de Rectores detectan cuantiosas diferencias con fórmula propuesta por el Ministerio de Educación. Vicepresidente del Cruch dijo que los ingresos proyectados "no pueden ser menores de los que recibirían sin gratuidad".

En 2016 comienza la gratuidad en educación superior, que cubrirá al 50% de estudiantes más vulnerables de las universidades del Consejo de Rectores (Cruch); planteles privados que cumplan estándares de calidad, participación y ausencia de lucro; y en los centros de formación técnica e institutos profesionales acreditados y que no sean sociedades. 

Las instituciones que accedan a los recursos que entregará el Estado, para financiar los estudios de cerca de 230 mil alumnos, recibirán el pago directo del fisco. Y el monto será definido mediante un mecanismo que considera distintos factores para establecer cuánto cuesta la docencia.

En esa fórmula han estado trabajando en conjunto los rectores del Cruch y el Ministerio de Educación (Mineduc) hace casi dos meses. Y ayer hubo un nuevo encuentro entre los rectores y la División de Educación Superior, cita en la que se ajustaron los parámetros para hacer los cálculos, que hasta el ahora generan inquietud en las Ues.

“Los ingresos proyectados no pueden ser en ningún caso inferiores a los que las universidades recibirían si no hubiera gratuidad”, afirmó el vicepresidente del Cruch y rector de la U. de Valparaíso, Aldo Valle. Y enfatizó que “es una condición que los rectores consideramos imprescindible”.

Consciente de la posibilidad de que surgieran diferencias,  el Mineduc estableció en el documento que presentó sobre la reforma a la educación superior, que cubrirá un porcentaje de la brecha que se genere entre los aranceles reales y los de gratuidad. Pero este aporte tendrá un tope, que sería del 20%.

Así, de acuerdo a las simulaciones que se han hecho en las distintas universidades, en base a la fórmula entregada por el Mineduc, hay diferencias de hasta $ 3.000 millones en lo que tenían proyectado recibir en 2016. Lo que principalmente afecta a las ues regionales y en especial a las estatales.

Los cálculos se han hecho considerando un arancel promedio por años de acreditación de la universidad, que luego es ingresado a la fórmula propuesta por el gobierno. Un ejemplo, es la U. de Tarapacá, donde según indicó el rector Arturo Flores “hace una semana llegamos a establecer que podemos tener $ 3.000 millones de brecha”. Esto, dijo, “siendo pesimistas ya que la gratuidad hasta ahora sólo involucra aranceles y no financiar beneficios que la universidad da a sus alumnos”. 

En la U. de Los Lagos también detectaron un posible déficit en sus ingresos, que llegaría a $ 1.650 millones. El rector Oscar Garrido dijo que “los vicerectores de administración y finanzas del Cruch han trabajado en simulaciones, según las fórmulas para la definición de aranceles de gratuidad y los cálculos nos indican un déficit cercano a los $ 1.650 millones”. 

Y en la U. de Atacama, podrían recibir $ 1.200 millones menos que si no hubiese gratuidad, indicó el rector Celso Arias. 

En tanto, el rector de la U. Católica del Maule, Diego Durán, explicó que “si consideramos el pago de matrícula y titulación por parte del Estado la diferencia es de alrededor  $ 500 millones. Pero si no se financia eso, ésta sería  de $ 1.500 millones”. 

Hay otro factor que complica los presupuestos: el atraso en el pago de becas y créditos estatales, que en el caso de la U. Católica del Maule significó en 2014 un endeudamiento de unos $ 700 millones en intereses, por créditos que debieron solicitar a la banca para pagar, por ejemplo los sueldos. “Confío en la promesa del ministerio de no afectar los presupuestos, pero hasta hoy eso no se está dando, sostuvo Durán. 

Y Garrido añadió que “estamos a la espera de los cálculos oficiales, ya que el Mineduc aseguró que ninguna universidad se vería afectada”. Y subrayó que “dado que nuestra universidad atiende preferentemente a estudiantes vulnerables, si se generara un déficit sería una política francamente regresiva”.     

El jefe de Educación Superior del Mineduc, Francisco Martínez, afirmó que “estamos definiendo en detalle la metodología de cálculo para asegurarnos que trabajaremos sobre la misma estimación”.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar